Sin motivos; Dulce tristeza.

No sé si las razones cuenten aquí, no sé si debe haber un motivo, lo que sí sé es lo que siento; una pezadez que en la cara se refleja y en el tono de voz también y sin poderlo evitar.

Que más me queda que fingir una dulce sonrisa de vez en cuando en el día.

La tristeza llegó en forma de anillo de compromiso en la mano de una amiga, y el la iluciión que se nota claramente en lo ojos del prometido, una luz que no veo en mi esposo, que desde hace un año no lo puedo ver así; mi desesperación llega a mis límites, pero la tristeza le gana, por la simple idea de que él no me ve como yo, mi razón se desvanece en las multiples batallas que, sin razón para él, desencadeno.

Hoy mi ánimo no está para comer dulces, ni para demostrarte amor, está como para mandarte derechito, sin límites a mi cabeza, a mi tristeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s